| Admisiones USA: 1 (800) 724-2147
Admisiones MX: 52 +1 (664) 680-9109

Cómo tratar a un niño rebelde de 12 años

como-tratar-a-un-nino-rebelde-de-12-anos

Como padre, o siendo un familiar un poco más lejano como puede ser un tío o un primo, o incluso como profesor, no sepamos a ciencia cierta cómo tratar a un niño rebelde de 12 años. ¿Por dónde empezar? ¿Hay que ignorarlo? ¿Lo mejor es regañarlo cada que haga algo mal?

Ante cualquier tipo de situación, como un primer acercamiento real en búsqueda de mejorar la situación lo más recomendable es intentar hablar con él o ella. Lo más probable es que se muestre renuente a la idea, e incluso agresivo, pero no te desanimes.

Intenta explicarle tus puntos, tu sentir respecto a su comportamiento. Es común que en esa edad sintamos que la familia o la escuela son realmente insoportables, e incluso no sólo que nadie nos quiere, sino que ni siquiera les importamos. Quizás no fue tu caso cuando estabas pasando de la niñez a la pubertad, o de la pubertad a la adolescencia, pero la tendencia es que así suceda.

Antes de entablar el diálogo con el menor, dile claramente que lo quieres mucho y estás y estarás de su lado, siempre, sin importar lo que sea que pueda hacer. Coméntale que lo has visto un tanto nervioso o alterado, y enseguida pregunta si puedes ayudarle en algo o si quisiera hablarte sobre alguna situación que le está provocando un tipo de incomodidad.

en-busqueda-de-mejorar-la-situacion-lo-mas-recomendable-es-intentar-hablar-con-elSi después de hacer esto reacciona de mala manera, ya sea ignorándote o de manera agresiva, sea física o verbalmente, dile que el motivo por el cual deseas saber lo que le pasa es porque te preocupas por él, siempre manteniéndote calmado, sin levantar la voz.

En caso que actuando de esta manera siga negándose a platicar, no insistas y prueba otro día. Nunca fuerces una situación, ya que eso sólo aumentará la tensión del momento.

Quizás, además de su adolescencia, pudiera llegar a tener algún problema o una situación ante la cual no se siente bien y la única forma que encuentra de reaccionar es sacando su coraje contigo, aunque no tú seas el culpable. O quizás sí, y no lo sabes. Es por ello que el diálogo es esencial cuando se buscan alternativas de cómo tratar a un niño rebelde de 12 años.
No obstante, aunque seas tú quien esté provocando su ira, hazle saber
que no te mereces su rechazo, que reflexione lo que te ha dicho y juntos busquen la solución al problema.