| Admisiones USA: 1 (800) 724-2147
Admisiones MX: 52 +1 (664) 680-9109

Trastorno de ansiedad por separación en adultos: causas y síntomas

El trastorno de ansiedad por separación en adultos, conocido también como TAS por sus siglas en español (o ASAD, en inglés) es una condición psicológica, la cual se haya clasificada en el espectro de los trastornos de ansiedad.

En este trastorno en específico, la persona muestra una ansiedad excesiva respecto a la separación del hogar o bien, de la gente con la que se tiene un fuerte apego.
Esta situación brota directamente de los temores que tenemos, incluyendo aquellos que tenemos en un rincón de nuestra mente y que, de pronto, comienzan a surgir de manera inconsciente.

Estos temores pueden ser de lo más variados, como por ejemplo el temor a la soledad, a sentir un dolor del tipo afectivo, temor a caer en depresión, e incluso temor hacia la pérdida de objetos materiales y por supuesto, a seres queridos, entre otros.

La baja autoestima y gran inseguridad, son características de quien sufre del trastorno de ansiedad por separación en adultos.

Hablando de situaciones en específico que pueden detonar este trastorno, algunos ejemplos son:

  • Terminar una relación de pareja (divorcio)
  • La pérdida de un ser querido
  • El distanciamiento del hogar
  • El distanciamiento del padre o de la madre
  • La pérdida de una mascota

resultado-un-total-cambio-en-su-estado-de-animoLos anteriores, son los casos más comunes en los que se presenta una fuerte ansiedad, la cual poco a poco va transformándose en un trastorno de ansiedad por separación.
Los síntomas del TAS podrían dividirse en tres grandes grupos: los referidos a la personalidad, los físicos y los modificadores de las actividades habituales.

Ahondando al respecto por orden de aparición, los síntomas relacionados con los cambios de la personalidad son dramáticos. La persona que padece el trastorno, ve cómo se apodera de ella una angustia anormal, dando como resultado un total cambio en su estado de ánimo, volviéndose alguien sumiso y depresivo.

Pasando a la sintomatología física, lo más común es la aparición de dolores de cabeza, vómitos y malestar estomacal. Los síntomas varían dependiendo directamente del nivel de ansiedad que se padezca.

Por último, tenemos los cambios en las actividades habituales, también conocidos como cambios rutinarios. La persona se ve incapacitada para realizar de buena manera sus actividades del día a día, viéndose abrumada por una serie de temores, falta de concentración y un bajo rendimiento.