| Admisiones USA: 1 (800) 724-2147
Admisiones MX: 52 +1 (664) 680-9109

Niños de 5 años con problemas de conducta y la estimulación

ninos-de-5-anos-con-problemas-de-conducta-y-la-estimulacion

Los problemas de conducta en niños y jóvenes pueden ser bastante comunes, molestos y hasta incomprensibles para los adultos. En muchas ocasiones, la raíz de todo es la estimulación.

En el caso concreto de los niños de 5 años con problemas de conducta, estimularlos es ampliamente aconsejable. Un menor que recibe una correcta y variada estimulación, puede terminar obteniendo acceso a un mayor número de experiencias. A su vez, esto agiliza sus procesos de aprendizaje.

Estimulación con moderación

ninos-de-5-anos-con-problemas-de-conducta-y-la-estimulacion

El problema ocurre, como todo en la vida, cuando la estimulación se recibe en exceso. Cuando éste es el caso, acaba siendo perjudicial para el infante.

Un niño que está sometido a un ambiente sobrecargado de estímulos, puede verse fácilmente rebasado en su capacidad para asimilarlos. Habitualmente, una saturación de estímulos como la actividad excesiva, el ruido o las luces, le crea confusión. Al final, esto da pie a la aparición de signos de sobreexcitación y ansiedad.

En el otro lado de la moneda aparece cuando la estimulación es muy baja, derivando en n niño aburrido. Actividades cotidianas para los padres pueden ser muy fastidiosas para los hijos. Ir de compras o efectuar un trámite, puede ser lo peor que le suceda a un niño en su día.

Cuando se le somete al niño a una situación aburrida, es fácil que acabe comportándose «mal». Mas bien, es un recordatorio que su umbral de tolerancia y/o paciencia a la inactividad es distinto al nuestro.

Resumiendo, antes de buscar qué hacer con los niños de 5 años con problemas de conducta, hay que formularnos unas preguntas:

¿El niño tiene hambre, está cansado o simplemente aburrido? ¿Será que está teniendo algún problema de salud o causado por un medicamento en específico? ¿Ya le hemos dicho cómo comportarse en ese tipo de situaciones? ¿Estoy siendo realista con el comportamiento que esperado de un chico de su edad? ¿Está siendo sometido a una sobreestimulación o, todo lo contrario, una muy baja?

En ocasiones, la situación es mucho más compleja de lo que aparenta. Un cambio de contexto puede ser todo lo que se necesita para tener a un niño feliz y a un adulto relajado.