| Desde México: 001 (881) 207-2878
¡Obten la Ayuda que Necesitan Hoy!: 1 (888) 207-2878

Localiza las mejores escuelas preparatorias de internado

localiza-las-mejores-escuelas-preparatorias-de-internado

Comenzaremos este artículo dejando en claro una cosa: las escuelas preparatorias de internado no existen. Y entonces, ¿qué debo buscar? Sencillo: de entre toda la lista de instituciones que puedas encontrar, lo importante es determinar cuál es la más compatible con las necesidades del joven que desea ingresar en ella.

Para ello, te compartimos 6 sencillas formas de saber cuáles son las escuelas preparatorias de internado más apropiadas de acuerdo con lo que estás buscando:

    las-escuelas-preparatorias-de-internado-no-existen

  1. Personalidad

  2. Encontrar una escuela en lo general es fácil. Una vez hecho esto, de ser posible lo siguiente es consultar con internos o ex internos cómo es la vida en ese lugar, o bien, visitarlo en persona.

  3. Ubicación y accesibilidad

  4. ¿Qué tan lejos está desde nuestra ubicación actual? ¿Ofrece transporte desde el aeropuerto? ¿Tiene acceso a transporte público? Las respuestas a estas preguntas las debes tener muy claras antes de tomar una decisión.

  5. Tamaño

  6. Pudiera pensarse que entre más espacio abarquen las instalaciones será mejor, pero de hecho lo ideal es que hablemos de un lugar pequeño. Entre menos grande sean las instalaciones, mayor será la atención en lo individual y en la comunidad.

  7. Personal

  8. Tanto los especialistas que ahí laboran, como el personal administrativo e incluso el de limpieza, todos deben estar en la misma sintonía. Es importante que todo trabajador sepa cómo tratar con los jóvenes y cómo ayudarlos cuando así lo requieran

  9. Instalaciones

  10. Deben ser cómodas y contar con todo lo que uno podría esperar de una escuela preparatoria de internado. De ser posible, lo más recomendable es realizar una visita a la escuela y dar un recorrido.

  11. Consulta en línea

  12. Internet es una herramienta sencillamente maravillosa con la que ya hubieran deseado contar nuestros antecesores; hay que aprovecharla. Una cosa es lo que nos digan los encargados de la escuela, y otra muy diferente podría ser la realidad que nos espera. Buscar en internet la opinión de gente que ya ha estado ahí, sea como alumno o como trabajador, puede ser clave para evitar un disgusto posterior por la calidad del servicio.