| Desde México: 001 (881) 207-2878
¡Obten la Ayuda que Necesitan Hoy!: 1 (888) 207-2878

Jóvenes con problemas de conducta: ¿cómo se debe actuar

jovenes-problemas-conducta-se-actuar

El tener en casa a jóvenes con problemas de conducta suele ser una situación común, sobre todo cuando se habla de la etapa de la adolescencia. No obstante, el que un hijo tenga un poco de rebeldía o en algunas ocasiones omita hacer alguno de sus deberes (tareas escolares, quehacer del hogar, etc.) no significa que necesite ayuda inmediatamente.

Pero y entonces, ¿cómo sabemos en qué momento es necesario recurrir a un experto en jóvenes con problemas de conducta? Dado que hay que evitar el deterioro de la relación padres-hijo, cuando un padre no sabe cómo actuar frente al comportamiento problemático de un hijo, es cuando se debe consultar a profesionales, psicólogos especializados en este tipo de situaciones.

Algo importante es que no se debe culpar ni a los padres ni al hijo; es un problema que nace a raíz de diversos factores que interactúan entre sí, como por ejemplo el temperamento del joven –y del padre–, o la forma de educar de los padres.

Los padres necesitan asesoría y directrices para no sentirse rebasados por los problemas y ser capaces de dar una respuesta asertiva y solucionarlos.

es-necesario-que-la-confianza-se-mantengaConforme el joven realiza más comportamientos negativos (desobediencia, irresponsabilidad, agresividad, etc.), la relación familiar se complica y el menor es más rebelde hacia el cambio. Para que la situación no se salga de control, es necesario que la confianza se mantenga, así como el que los padres sigan siendo un modelo a seguir.

Otras ocasiones sucede que los padres son “flexibles” con sus hijos ante ciertas conductas, como la llegada tarde a casa o el consumo de bebidas alcohólicas por ejemplo, esto para evitar conflictos. Sin embargo, dejar de castigar y respetar límites se vuelve un hábito muy difícil de cambiar, y cuando se quiere volver a imponer condiciones ya no será tan fácil.

Con la ayuda necesaria, cualquier padre o madre puede convivir sin problemas con sus hijos, sobre todo cuando se cuenta con el respaldo de psicólogos que les hacen perder la inseguridad y el miedo de actuar, mientras que en el otro lado de la moneda los jóvenes se sienten mucho más comprendidos y arropados por alguien fuera del contexto familiar.