| Admisiones USA: 1 (800) 724-2147
Admisiones MX: 52 +1 (664) 680-9109

Consecuencias de la falta de Comunicación en la Familia

consecuencias-la-falta-comunicacion-la-familia-

A pesar de que para algunas personas a simple vista las consecuencias de la falta de comunicación entre los integrantes de la familia pudieran no ser tan relevantes, la realidad de la situación es que sí lo son.

De hecho, múltiples son los estudios los cuales se han encargado de documentar que una de las primeras consecuencias es la separación de las cabezas de la familia, es decir, el divorcio de los padres.

Aunque esta situación podría no ser tan grave en algunos casos, concretamente en aquellos donde la separación termina por darse en “buenos términos” y sin grandes peleas de por medio que conduzcan a pleitos legales que parecen infinitos, la mayoría de las veces sí es sólo el comienzo de otras situaciones nada positivas.

Ejemplo de lo anterior es la separación de los hermanos, con cada uno debiendo decidir si irse con papá o mamá.

Otra consecuencia, cuya gravedad será mayor o menor dependiendo de la explicación que los padres les den a los hijos sobre la separación, es la incertidumbre y el sentimiento de culpa; ¿por qué mis papás se están divorciando? ¿Fue mi culpa? ¿Puedo hacer algo para que no se separen?
Es vital que los hijos tengan muy en claro que la decisión de tomar caminos diferentes no es su culpa.
Desde luego hay más consecuencias de la falta de comunicación que una separación familiar.
consecuencias-de-la-falta-de-comunicacion-que-una-separación-familiar
El que el diálogo no fluya de manera apropiada entre padres e hijos tiene como resultado afectaciones del tipo emocional en los menores, e incluso termina por afectar la forma en cómo se comportan.
Casi sin darse cuenta, se vuelven más cerrados para hablar sobre ciertos temas, al mismo tiempo que muestran conductas desafiantes, negándose a hacerle caso a las reglas impuestas por sus padres.

De hecho y de manera casi inevitable, la mala comunicación familiar termina por tener consecuencias fuera de ella, mientras convivimos en sociedad.
Así, los problemas de casa terminan por replicarse y expandirse a las relaciones en la escuela, en el trabajo, y en general con cualquier persona que interactuemos en nuestros recorridos.