| Desde México: 001 (881) 207-2878
¡Obten la Ayuda que Necesitan Hoy!: 1 (888) 207-2878

Cómo Ayudar a Jóvenes con Problemas de Conducta

como-ayudar-a-jovenes-con-problemas-de-conducta

Muchos padres de familia sufren lo que es tener un adolescente rebelde en casa. Viven la agonía de ver como ese pequeño hijo con quien tanto disfrutaba pasar tiempo juntos, ahora parece se ha convertido en tu peor enemigo.

Si este tu caso, entonces te invitamos a leer esta serie de tips de cómo ayudar a jóvenes con problemas de conducta:

    el-comportarse-de-manera-agresiva-no-es-mas-que-un-reflejo

  1. Recuerda que tu hijo también está sufriendo. El comportarse de manera agresiva no es más que un reflejo de exteriorizar todo tipo de miedos, inseguridades y frustraciones. Intenta mejorar tu relación con él hablando con él sobre cómo le va con sus amigos, la escuela, la novia, etc. Muestra un interés sincero, trata de ganar su confianza.
  2. Deja en claro las reglas y los límites de la casa. Que haya una buena relación padre-hijo no significa que no haya límites. Como jefe de familia, es tu deber dejar claros estos límites y ver que se cumplan en todo momento.
  3. Se un ejemplo de responsabilidad, autonomía y autocontrol. Nada enseña más a un hijo, que el ejemplo. Sea bueno o malo, lo que haga un padre servirá como una guía para un menor. Por ello, comportarse de manera responsable con sus deberes, tener autocontrol y ser independiente, ayudará a inculcar estas cualidades en el joven.
  4. Llegar a acuerdos. En toda relación hay que dar y recibir. El equilibrio de una buena relación padre e hijo está en el confiar y ceder, a cambio de exigir y hacer que se cumplan con responsabilidades. Llegar a un punto medio.
  5. Realizar actividades en familia. Hacer ejercicio, salir al cine, ver algún programa en la televisión o ir al cine a ver una película, son todas actividades que ayudan a la familia a conocerse mejor personas y con ello generar una relación de comprensión hacia el otro.
  6. Mostrar interés en las actividades y problemas del joven. La adolescencia es una etapa por demás complicada. Lamentablemente no todos cuentan con las herramientas necesarias para afrontarla de la mejor, por lo que como padre se debe estar siempre al pendiente de lo que está sucediendo en el torno del hijo, estar ahí, sin presionar, para ayudarlo cuando éste lo requiera.

Una vez que se ha recurrido a todos los métodos anteriores y parecen agotarse las maneras de ayudar a tu hijo, lo mejor es solicitar ayuda a los expertos que saben cómo ayudar a jóvenes con problemas de conducta.

Si las peleas, con o sin agresión física, son constantes, si hay episodios de desacato a la autoridad e incluso robos, consumo de drogas o destrucción de objetos, sin duda es momento de actuar y buscar la ayuda apropiada (con psicólogos, psiquiatras, etc., según sea el caso).