| Admisiones USA: 1 (800) 724-2147
Admisiones MX: 52 +1 (664) 680-9109

Actividades para niños oposicionistas desafiantes

actividades-para-ninos-oposicionistas-desafiantes

La crianza de un niño que padece de trastorno negativista desafiante (TND por sus siglas), es una labora que resulta muy desgastante y frustrante para los padres.

Convencer a un niño con TND de que guarde sus juguetes, coopere para vestirse para la escuela o que deje de jugar para ir a comer, puede ser todo un logro para mamá y papá.
Por fortuna, y tal como sucede en otros casos, hay ciertas acciones que los padres pueden implementar en miras de que su hijo muestre una mejor cooperación cuando se le pide que haga ciertas cosas.

A continuación, te hablamos de tres juegos y actividades para niños oposicionistas desafiantes:

    • Juego de la silla: un juego muy popular, el cual premia al niño que más rápido obedece la indicación. Se forman dos filas de sillas unidas entre sí por los respaldos, con una silla menos que la cantidad de niños participantes. Comienza a sonar música, y los menores deben obedecer las instrucciones que les indican; cuando la música para, todos deben correr a una silla para sentarse, quedando uno de ellos fuera. Para la siguiente ronda se elimina una silla, de tal forma que siempre se tenga una menos, hasta que quede un solo ganador.
    • Cada quien con su tarea: este es un juego bastante simple en realidad. El adulto elige una hora del día, y cuando se llegue ese momento, tanto él como el niño deberán hacer una tarea que no les guste. Esta es una manera práctica de mostrarle a los hijos que hay actividades no tan divertidas, que deben hacerse.
    • cada-quien-con-su-tarea

    • La tabla de puntos: más que un juego, esta actividad es un registro bastante útil para llevar un control del comportamiento del niño, pudiendo valorar de esta manera qué tanto obedece a sus papás. La tabla debe colocarse en un sitio que el niño pueda verla, sirviéndole de un recordatorio de su conducta. Los resultados deben ser visibles; contar con caritas o emoticons tristes para los malos comportamientos, y felices para los buenos. Otorgar un premio y un castigo al llegar a determinado número de conductas buenas o malas, es también una buena idea.

    Es conveniente estar conscientes que las actividades para niños oposicionistas desafiantes no son “mágicas”. Los padres no deben esperar que su hijo se despierte un buen día con un deseo repentino de comportarse de mejor manera, y enseguida, preguntar a sus papás cómo es que pueden cambiar. La realidad es que el menor conservará cualquier comportamiento que les funcione, sea cual sea.

    No obstante, cerraremos este artículo aclarando que cuando la dinámica familiar inicia a cambiar, y tanto el o los niños como los padres se sienten más seguros respecto a su capacidad para llevarse bien entre sí, todos tendrán una vida más feliz.